Platos famosos de la cocina de la Belle Époque para disfrutar hoy

Platos famosos de la cocina de la Belle Époque para disfrutar hoy

El periodo de la Belle Époque es un momento de la historia que nace antes de la Primera Guerra Mundial y que está a caballo entre las dos últimas décadas del siglo XIX, un momento en el que el mundo estaba gozando de un estupendo momento de bonanza, donde había muchos excesos, algunos moderados y otros no tanto, como suele ocurrir en todas las épocas.

El hedonismo fue una de las principales características de este momento de la historia, un montón de placeres diferentes que todo el mundo quería disfrutar. Teatro, espectáculos, grandes cafés, el “bel canto”, los viajes, los buenos restaurantes… todo eso era la tónica especial de aquellos años, algo que arrasó en las grandes ciudades de todo el mundo.

Aunque la Belle Époque ya se acabó, aún podemos ver muchos vestigios de aquella magia tan especial, una magia que podemos encontrar en la gastronomía, donde muchos de los platos que fueron un éxito en aquellos años, están viviendo un momento muy especial y cada vez son más los restaurantes que apuestan por incluir alguno de estos platos en sus cartas.

Platos clásicos de la Belle Époque

Aquella época era un derroche de ideas y ostentosidad, por lo que los platos no eran precisamente baratos. En aquellos años se estilaban elaboraciones que además de tener un exquisito sabor no estaban exentas de una larga preparación que podía llevar muchas horas.

Entre estas elaboraciones destacan los salmonetes asados con hinojo, langosta, entrecot de buey, ostras, caviar, lenguado a la parrilla, langosta a la americana, mollejas Demidoff, confit de pato, foie al Oporto, lomo de cerdo en papillote, jamón grillado, lenguado a la Belle Meunière algunos arroces especiales y también muchos y variados platos elaborados con marisco.

Eso sí, todo ello regado con unas buenas cantidades de champán y los mejores vinos así como agua con gas y algunas bebida como zumos de tomate, algo que se estilaba mucho en aquellos años y también en la actualidad. Los postres también destacan por sus laboriosas recetas como la tarta de pera y crema de almendras, tarta Bourdaloue o unas deliciosas natillas envueltas en saquitos de hojaldre.

Las grandes ciudades como París, Nueva York, Buenos Aires están viviendo un momento dorado donde son cada vez más restaurantes los que rescatan del pasado estas y muchísimas otras recetas para deleitar los paladares de aquellas personas que quieren saborear lo mismo que en aquellos años de bonanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *